Para comprender de una forma completa y razonada está rama de la Física debemos ir alcanzando una serie de escalones previos, sin los cuales, sin la comprensión de los mismos, es casi imposible plantear una imagen coherente y clara.

Un estudio completo y profundo es algo al alcance de muy pocos, no por falta de capacidad, sino más bien por falta de tiempo, amén de no ser realmente necesario un completo estudio matemático para comprender y actuar sobre sus resultados en el blanco.

Para poder colocar un proyectil de forma precisa y, sobre todo, repetidamente, basta con comprender cuanto se puede desviar y como corregirlo, eso sí, sabiendo identificar los factores que afectarán a dicho proyectil.

Veamos si puedo, presuntuoso de mí, plantear dichos conceptos de una forma comprensible para todos aquellos compañeros para los que las matemáticas es algo así como una cucharada del aceite de hígado de bacalao que nuestros padres nos daban en unos cada vez más lejanos años mozos.

Balística del Vacío.
Es la primera introducción o aproximación a la Balística Exterior. En ella se trabaja bajo cuatro hipótesis irreales pero necesarias.

- Tierra plana. Este planteamiento es aceptable siempre para trayectorias inferiores a 30 km.
- Sin rotación terrestre. Al desestimarla eliminamos así mismo la Aceleración de Coriolis, una de las causas de la deriva.
- Sin atmósfera. Con lo cual eliminamos todas las causas externas de la deriva, con lo cual nuestra trayectoria es plana.
- El proyectil es una masa puntual. Es por ello que tratamos al proyectil como un punto, en el cual está concentrada toda la masa, resultando de ello la eliminación de cualquier otro movimiento (como el de rotación) salvo el de traslación.

Como podemos observar, este punto de partida si bien importante para comprender y estudiar la Balística, es solo eso una forma sencilla y cómoda de plantear hipótesis artificiales, hipótesis que poco a poco irán siendo sustituidas por otras más realistas.

Dentro de estos estudios podemos observar que en el vacío la retardación (desaceleración o pérdida de velocidad del proyectil) solo es consecuencia de la fuerza de gravedad. Al no existir pérdida de energía esta es constante a lo largo de toda su trayectoria. Si existe una transformación de energía cinética en potencial y viceversa.

Pero si se tiene en cuenta el factor atmósfera, la fricción absorbe una parte de esa energía, modificándose la trayectoria. Al ser la atmósfera real tan variable se toma una atmósfera de referencia para los estudios.

Tenemos entonces dos atmósferas:
- Atmósfera ICAO.
- Atmósfera real.

Atmósfera ICAO.
La atmósfera normalizada es la definida en 1954 en Montreal por la International Civil Aviation Organization (ICAO).

Esta parte de las hipótesis siguientes:

1- Humedad nula. Por lo tanto el aire posee una única e invariable densidad.
2- Equilibrio atmosférico. Sin viento alguno.

3- Se cumple la Ley de los Gases Perfectos. Con la fórmula D=P/RxT.
D= Densidad del aire en kg/m3.
P= Presión del aire en Pa.
R= 2.8704×102 J.kg-1K-1
T= Temperatura en K.
Atmósfera real.
La realidad es muy distinta de la atmósfera ICAO, por más necesaria que esta sea. El aire está siempre en movimiento. Este movimiento modifica presión y temperatura, y por ello la densidad. La humedad es otro factor presente en la atmósfera real, un factor así mismo variable, que también modifica la densidad del aire.

En próximos artículos veremos cómo vamos pasando, a modo de escalones, de un modelo balístico básico de estudio a otro más complicado y real, hasta llegar a comprender de una forma lo más sencilla y clara posible porque un proyectil no se coloca donde queremos, o… en el mejor de los casos, porque si se coloca en ese punto concreto, y como repetirlo cuantas veces deseemos.

Cuídense y hasta pronto.