El empleo de substancias relajantes. para la eliminación de temblores, ansiedad, etc. por los tiradores presenta desde mi punto de vista una serie de inconvenientes que comentaré al final, por lo que desaconsejo su utilización, pero dado que en el "mundillo" de los tiradores la circulación de comentarios sobre marcas de productos que van mejor o peor a cada uno es un hecho, creo que lo mejor es poseer un mínimo conocimiento sobre el tipo de producto que se está consumiendo, para por lo menos "saber leer el prospecto" y tener un criterio fundado a la hora de decidir sobre su empleo.

Por otro lado, la utilización de sustancias estimulantes para la realización de grandes esfuerzos o para la permanencia prolongada bajo condiciones duras también presenta una larga historia de utilización polémica.

En cualquier caso todos estos productos suelen tener alguna propiedad positiva, que fue la causa por la cual comenzaron a ser utilizados; los efectos secundarios o nocivos (que también la mayor parte poseen) se han ido descubriendo poco a poco a base de abundante investigación. Por estas razones algunos de ellos han sido retirados del mercado.

De todo lo dicho se deduce que en general todos los fármacos o drogas pueden en principio producir sobre el organismo y simultáneamente efectos positivos y negativos y que. la mayoría de los productos químicos no suelen estar completamente exentos de riesgos. Precisamente uno de estos posibles riesgos es el producir tolerancia o dependencia bien física o psíquica.

Se entiende por tolerancia el descenso observado en la sensibilidad del sujeto hacia una sustancia. Esto se manifiesta, conforme se repite su administración, en un necesario aumento en la dosis requerida para que se produzcan los mismos efectos que cuando se administró por primera vez.

La dependencia, por su parte. consiste en la necesidad imperiosa de continuar administrándose el producto en cuestión. Al menos esta es su manifestación psíquica. A nivel fisiológico, la dependencia se manifiesta a través de la aparición de los conocidos Síntomas de Abstinencia y que consiste en un estado de malestar general, ansiedad y disfunciones variadas que se produce al suprimir bruscamente el consumo de la sustancia. Para evitarlo, el sujeto necesita volver a administrarse el fármaco tantas veces como dicho malestar vuelva a aparecer.

Los fármacos que aquí se van a describir suelen caracterizarse por una serie de efectos concretos sobre el Sistema Nervioso traduciéndose a su vez en un conjunto de manifestaciones comportamentales de carácter estimulante o tranquilizante.

La mayoría de ellos producen tolerancia aunque casi ninguno (excepción hecha de los Barbitúricos y las Anfetaminas) produce dependencia y, esta no suele ser tan poderosa, a pesar de todo, como para producir dependencia y adición.

Dado el constante aumento en el número de productos sintetizados pertenecientes a los dos grupos que aquí se van a estudiar, se seleccionará uno de ellos como prototipo más representativo de cada categoría; los restantes fármacos solo serán mencionados.

Estimulantes.

Los Estimulantes son llamados así porque su administración desencadena aumentos del tono cortical y arousal comportamental; en definitiva son activadores del Sistema Nervioso Esta estimulación nerviosa y comportamental puede ser llevada a cabo de una manera directa, actuando, por ejemplo, sobre neurotransmisores o neuro-hormonas implicados en funciones activadoras: en otros casos la estimulación ocurre a consecuencia de un bloqueo en los mecanismos inhibitorios centrales.

Por razones didácticas se van a dividir en tres grandes grupos.

Grupo I.

Se les podría llamar estimulantes Psicomotores o comportamentales. Ejercen su acción estimulante a través del incremento de los niveles de neurotransmisores de “activación” (Adrenalina, Dopamina) , los principales son:

Anfetaminas.
• Metilfenidato.
• Pemolina.
• Cocaína.

Fármacos antidepresivos.
• Tricíclicos.
• Inhibidores de MAO (IMAO) .

Grupo II.

Se les llama fármacos Convulsivos o Analépticos Ejercen su acción estimulante por medio del bloqueo de los mecanismos inhibidores principalmente del Ácido Gamma-Aminobutirico (GABA) Los principales representantes de este grupo son':

• Picrotoxina.
• Bicuculina.
• Estricnina.
• Pentílenotetrazol.

Grupo III.

Estos productos son estimulantes a nivel metabólico, es decir su presencia amplifica determinadas reacciones productoras de energía. Se conocen bajo el nombre genérico de Xantinas, y se encuentran en algunas plantas y producto elaborados, siendo las principales:

• Cafeína (Café, Guaraná, Cacao) .
• Teofilina (Té) .
• Teobromina. (Cacao, Chocolate) .

Comportamentales.

Estos fármacos, denominados “estimulantes comportamentales directos", ejercen su acción a través del sistema de las Catecolaminas (adrenalina, dopamina) , elevando sus niveles cerebrales. Dado que este sistema desempeña un importante papel en la vida afectiva y emocional, cuando sus niveles se incrementan se suele observar un aumento paralelo del humor y la euforia del sujeto. Comenzaron a ser utilizados en el tratamiento de enfermedades de tipo psiquiátrico, principalmente en pacientes depresivos Más tarde se observo que algunos de ellos (Anfetaminas) producían supresión del apetito y se convirtieron en un remedio bastante utilizado contra la obesidad.