En la historia popular, Stalingrado representa el prototipo de batalla dominada por francotiradores. En octubre de 1942 los combates la habían reducido a ruinas. Los soviéticos lanzaron a sus francotiradores a la palestra de manera más directa y en apenas dos semanas el ruso racial Vasili Zaitsev había abatido a más de 40 alemanes, al menos eso quisieron dar a creer. Cuando alcanzó la cifra de 100 ya era un elemento más de la propaganda del régimen soviético.

La desmoralización llegó a las tropas alemanas, nadie se siente a salvo de los francotirador rusos y en concreto de Vasili, por lo que se decide destacar a la ciudad al Mayor alemán Koning, jefe de la escuela de francotiradores alemana, con el único objetivo de eliminarlo. Tras ser alertado de la presencia del Mayor, Vasili acaba en pocos días con la vida del mismo. Acabada la guerra a este francotirador se le contó en su haber más de 400 bajas confirmadas, siendo proclamado héroe de la Unión Soviética.

Psicología del francotirador.

” La mejor arma contra un francotirador es otro francotirador”

Un francotirador profesional, es el que forma parte de una unidad con una misión legitima, esta lejos de ser un asesino frío que vaga por el campo de batalla que busca a cualquier persona para matarla o eliminarla. El francotirador profesional es justamente tal y como dice la palabra un profesional, que usa su entrenamiento y habilidades en situaciones de alto riesgo para cumplir su misión. Es flexible y tranquilo con independencia del ambiente de combate en que se mueva. Evalúa el ambiente que le rodea y utiliza sus habilidades para controlarlo.

Entre las muchas virtudes que debe tener un francotirador destacaremos: una excelente condición mental con una gran estabilidad emocional, una gran confianza en si mismo y en su binomio, elevada disciplina, iniciativa y lealtad

Profesional versus amateur.

El profesional.


· Ha sido seleccionado en base a una evaluación psicológica y sus habilidades naturales.
· Completa un riguroso entrenamiento y un programa de evaluación.
· El entrenamiento incluye puntería e instrucción de campo, la paciencia y habilidad para enfocar son una obligación.
· Debe ser capaz de operar de forma independiente, tomando decisiones basadas en el conocimiento de la situación.

El amateur.

· No esta evaluado para el trabajo, ni entrenado para la tarea.
· Dispara a los blancos al azar, no dirige sus acciones hacia la misión global o sus ramificaciones.
· Su puntería y las habilidades de campo son escasas.
· No actúa de una forma profesional, piensa en sí mismo y no en la misión.

El “contrafrancotirador”.

A través de la historia, podemos ver que muchas unidades que conducen operaciones urbanas a menudo emplean armas de apoyo directo e indirecto, apoyo aéreo y/o un gran número de tropas para abatir a los francotiradores. Sin embargo tanto los alemanes como los rusos encontraron en la segunda guerra mundial, que la mejor solución contra los francotiradores enemigos era emplear sus propios francotiradores desempeñando el papel de contra francotirador.

La ventaja de usar un equipo de francotiradores entrenado como contra francotirador incluye:

· Un equipo de dos contra francotiradores es mayor amenaza que un pelotón o más de infantería.
· La relativa facilidad de movimiento sobre terreno urbano de un equipo de francotirador contra una formación mayor.
· Los contra francotiradores conocen el modus operandi de sus enemigos
· La posibilidad de realizar fuegos precisos, reduce los daños colaterales y las bajas amigas o de civiles.

Entrenamiento del contrafrancotirador
Los procedimientos operativos de una unidad de contra francotirador, deben incluir:

· Velocidad para evitar ser herido y comprometer rápidamente al francotirador enemigo.
· Evitar establecer modelos predecibles.
· El uso de humos u otros elementos para cubrir los movimientos propios.
· Evitar que las sombras y las siluetas sean proyectadas.
· Usar rutas planeadas, basadas en anteriores reconocimientos, y siempre tener planeadas rutas de escape desde cada punto durante el movimiento de una unidad.

Decepción en terreno urbano.

Los siguientes son algunos ejemplos de medidas de decepción a utilizar cuando se asume el papel de contra francotirador.

· Maniquíes escondidos y /o posiciones.
· Posiciones finales de fuego obvias.
· Rastros de maniquíes.
· Óptica falsa y cañones de armas simulados.
· Enmascaramiento engañoso de edificios.