Un pequeño tic a añadir a todo lo demás es el punto del post-checkingque estoy seguro cada uno de ud´s realiza, tras cada acción de fuego, en previsión de que el arma se encuentre interrumpida sin saberlo. esto es algo muy común, se que lo saben, y el descubrir ese fallo frente a un adversario armado suele terminar con resultados fatales.

El siguiente tic no es algo que podamos realizar de forma continua, las situaciones de combate o tiroteo muchas veces no permiten mucho más que un chequeo visual rápido. Aun así debemos generar un reflejo adquirido del chequeo táctil cada cierto tiempo.

Con este chequeo, además de comprobar visualmente que el arma está aparentemente en correcta situación para continuar disparando, lo hacemos de manera táctil.



Ello tiene varias ventajas y beneficios.

- En condiciones de baja luminosidad podemos chequear el arma, algo imposible si las condiciones de iluminación no permiten observar la ventana de expulsión.
- Podemos generar el reflejo de mirar la ventana expulsora, algo fácil relativamente, tras cada acción de fuego, pero situaciones de estrés nuestro cerebro puede mirar sin ver. Con lo cual una interrupción puede pasar desapercibida. Lo crean o no es algo que he observado incluso en campos de tiro de entrenamiento incluso bajo estrés ligero. Algunos giran el arma ligeramente y miran la ventana de expulsión llegando a no ver una vaina sin expulsar, por las prisas de regresar al ejercicio o al tiro.
- Al generar el reflejo de mirar y tocar, el cerebro recibe dos líneas de información sobre la misma situación, con lo que es más improbable que se pase por alto, sin ver, un fallo del arma.

Pero insisto no es que cada vez que abramos fuego debamos mirar y tocar, el post-check de mirar es continuo, el de mirar-tocar debe ser cíclico, cuando las circunstancias lo permitan con seguridad, pero debe generarse ese reflejo adquirido.

Cuidense y cuiden de los suyos.