Buscar en este blog

martes, 25 de diciembre de 2012

Ejercicios de FoF... para estudiar

EJERCICIOS FORCE ON FORCE



Rescato un tema que trate en un estupendo foro hace ya un tiempo, se trata de una reflexión o juicio crítico, después de una jornada con amigos y compañeros, en la que decidimos trabajar ciertos supuestos tácticos, con la metodología del "Force on Force" .
 
La idea surgió tras andarle dando vueltas, al hecho de poder estudiar las reacciones naturales de distintas personas de distintos oficios (todos relacionados con el mundo de las armas),ante el mero hecho de introducirles en unos escenarios, donde debían afrontar diversos enfrentamientos "armados", bajo la perspectiva de distintos roles (atacante o defensor).

Para ello pude reunir a un puñado de amigos, procedentes de las FAS, FCSE, y Seguridad Privada. Éramos 15 personas. La gran mayoría ya había experimentado con las marcadoras de Airsoft.


La propuesta inicial fue, de dos en dos, asignar un rol a cada uno (como ya he dicho uno ataca el otro se defiende), e inicialmente con solo la ropa de faena y una funda de pistola y cargadores al cinto. Se les proporcionó una pistola con un cargador municionado (bolitas de Airsoft)y se les pidió que se enfrentaran al más viejo estilo "far west" a una distancia de 7 metros a la voz de "ya" en una zona sin obstáculos ni abrigos o cubiertas. La regla era que para "eliminar" al malo, al mínimo había que impactarle con un doble tap en el cuerpo. Todos los que se defendían llevaban la pistola sin munición en la recámara.

El resultado fue de lo más variopinto:

1º. El Personal realizaba una "presentación" de manual, y que al disparar ante el hecho de la amenaza, se daban cuenta que no llevaban alimentada la pistola. Y con las prisas y los nervios de ese instante, la gran mayoría de los tiros, erraban blanco.

2º. Muchos se quedaban estáticos, intentando mecanizar los movimientos de la presentación de la pistola, intentando hacer puntería, montando la corredera, intentando sacar de la funda la pistola que "misteriosamente se atascaba", problemas con los seguros de nivel II y III de algunas fundas, gente que se agachaba, y otros muchos que echaban a correr como posesos, para salirse del rango de tiro de las pistolas de Airsoft, para luego volver al minuto a por el "malo".

3º. Sólo hubo dos bajas entre los atacantes por más de 12 entre los atacantes. Hay que añadir que en muchos de los enfrentamientos, no hubo bajas y si mucho tiro perdido.

En el juicio crítico de este primer ejercicio todo el mundo coincidía en lo mismo:

* Es una "pena" el hecho de no llevar la pistola con munición en la recámara. Se tardan unos segundos valiosos en montar el arma, sobre todo cuando uno anda presionado y el malo ya está atizando.

* Hay que moverse, el que se para "es al final baja", y para ello nada mejor que sacar a relucir y recomendarles la triada de dispara, corre y vive.

* Siete metros son un palmo, a penas da para un paso atrás para estabilizar la posición "de intención de tiro".

* Solo algunos fueron capaces de realizar un desenfunde rápido, montaje de la corredera y disparar con cierto nivel de saturación de "fuego", para obligar al atacante a moverse y salirse fuera de su línea o posición más cómoda de tiro. Pero coincidían en la subida de pulsaciones y tembleque de manos, además de algunos casos de hiperventilación, nublarse la vista, etc.

Un segundo ejercicio se realizó está vez con las pistolas alimentadas, con los seguros puestos (salvos los que portaban pistolas estilo glock..), a la misma distancia de 7 metros y sin abrigos o cubiertas.

La cosa cambió un poco, ya tras la primera experiencia, todo el mundo andaba más concentrado (habían incrementado su nivel de alerta y concentración):

* Las manipulaciones fueron más rápidas, se suprimieron muchas florituras o posturas. La gente disparaba a una mano, a dos, corriendo, saltando incluso, y en todo momento intentando flanquear al atacante en plena carrera.

* Mas disparos fueron efectivos, y se redujo el número de bajas entre los defensores, eso si, el número de bajas entre los atacantes ascendió a 6 bajas, por 5 de los defensores (habíamos reducido 7 bajas en el total de los enfrentamientos y aumentado en 4 las bajas de los malos).

En el juicio crítico de este segundo ejercicio salió lo siguiente:
* La puntería se va de marras, la presión de sentirse en la línea de tiro del malo, apremiaba a saturarle de ciertos disparos menos eficaces, pero que permitían tiempos de escape de sus líneas de tiro.

* Al romper la línea de tiro del malo, el defensor ganaba tiempo a veces, para poder estabilizarse en una posición más o menos adecuada y disparar con cierta precisión.

* El saber que en pistolas de DA la pistola ya estaba alimentada, daba algo más de confianza, y se empleaba las facciones de tiempo en poder salir de la línea de tiro del malo, y poder buscar una posición ventajosa ya pistola en mano y preparada para disparar.

* Muchos efectuaron disparos desde la cadera, nada más desenfundar, salían corriendo, y cuando habían mejorado su posición en relación al malo, abrían "fuego" con mejores condiciones y eficacia.

En el tercer ejercicio introdujimos unos parapetos a modo de abrigos, cerca a la zona de "enfrentamiento". Con las mismas reglas que en los ejercicios anteriores, pistola con munición en recámara y con un cargador extra en el cinturón. Y los resultados cambiaron de manera sustancial.

* Ante la amenaza, la gente se lanzaba a protegerse con los parapetos, y una vez allí procedían a las manipulaciones, y posteriores tiros.

* Apenas hubo bajas entre los dos "bandos".

* Muchos disparaban rápidamente ante la amenaza, sin darle mucha precisión al asunto, pero eso les permitía evitar la precisión del malo, y tener unos segundos vitales para llegar al parapeto.

* La gente seguía muy concentrada y ya no se veían tantas caras relajadas.

En el juicio crítico salió lo siguiente:

* La mayoría tendía a realizar unos disparos de supresión, pero con la cabeza puesta en correr al parapeto.

* Muchos realizaban las manipulaciones y tiros fuera de los formalismos teóricos, siendo muchos de los disparos a una mano mientras se corría al parapeto.
* Hubo algunas dificultades para ejercitar los disparos una vez en los parapetos, demasiadas exposiciones de cuerpo, algunos no miraban, solo disparaban "a la libanesa", y excesivo consumo de munición una vez que uno se encontraba detrás del parapeto.

Y luego fuimos combinando ejercicios, simulando atascos, cambios tácticos de cargador, otras distancias, más o menos parapetos, nuevas "órdenes" para ejecutar los roles. Y al acabar la mañana, tras mucho gas y bolitas tirados, y mucho estrés (que la gente terminaba muchos ejercicios atacados de los nervios...), pasamos a un descanso para comer, y acometer por la tarde ejercicios con fusil de asalto.

Planteamos para los ejercicios de fuerza contra fuerza con fusil, unos supuestos tácticos, que iban desde el patrullaje y emboscada, a la entrada en zonas edificadas, etc. Utilizamos cargadores de 30 bolitas, la gente se puso muy equipada, con chalecos, cascos, fundas de pistola, etc. Y las distancias medias eran de unos 15 ó 20 metros.

Las reacciones fueron variopintas:

* Muchos tenían dificultades a la hora de la reacción y devolver el "fuego" al comprobar que la disposición de su equipo, lejos de ser muy bonita, abocaba al fracaso, porque era una mala disposición que provocaba atascos en correas, movimientos del fusil, encares, etc.

* La mayoría tendía a correr ante el contacto. Solo unos pocos adoptaban una reducción de silueta, y tras una toma de contacto y devolver el fuego, se movían en busca de posiciones favorables o abrigos o cubiertas del terreno.

* Aquellos que abusaban del tiro en ráfaga, luego se encontraban en campo abierto, corriendo a la desesperada y no atinando a la hora de la recarga.

* Se perdía mucho tiempo en la recarga.

* Hubo algunos que se quedaban estáticos intentando "cazar" al malo, que se movía de un lado para otro, provocando el inevitable fin de munición, y en ese momento, el bueno se perdía en la inmensidad de intentar recargar, y el malo apuntaba y eliminaba.

En los diversos juicios críticos salió lo siguiente:

* La seguridad inicial de llevar un fusil con 30 "bolitas/cartucho" se disipa en el momento en el que empieza el baile, y hay que hacer efectivo cada uno de los tiros.

* El disparo instintivo sin toma de referencias, para distancias superiores a los 20 metros, solo servía para hacer correr al malo, o provocar que se agachara o no tuviera cómodo el disparo, pero no resultaba muy eficaz para el defensor.

* El uso de elementos de puntería adicionales (holográficos, puntos rojos)facilitaba un tiro reactivo con garantías.

* Mismos problemas con el disparo tras parapetos, excesiva exposición de algunos para efectuar el disparo. Más de una libanesa...

Tras la dura y divertida jornada, llena de momentos interesantes, y llena de grandes conclusiones sobre todo para muchas personas que eran neófitas en el hecho de portar o reaccionar con distintas "armas (marcadoras de Airsoft en este caso)" a las que usan en sus trabajos habituales. Cada cual se fue a casa con sus conclusiones y experiencias, en mi caso, me fui con la libreta llena de notas y de reflexiones. Pero la más importante a mi juicio fue, que el primer ejercicio, en el que nadie sabía de que iba la cosa, el que más "puro" de sensaciones se podría resumir, afloró los problemas y carencias genéricos, y gracias a ese momento caos, a ese primer ejercicio frustrante con la pistola, abrió los ojos y las orejas al personal, que ya durante el resto de la jornada, fue tomando consciencia de la necesidad de reaccionar y actuar de forma mecánica, y que para ello hace falta entrenar y sobre todo, aprender de los errores, y por suerte, y por esta vez, al ser bolitas, se puede repetir una y otra vez, sin tener que pasar por el hospital o tanatorio.

Espero que pueda resultar de cierto interés está pequeña experiencia y un pequeño traslado de las impresiones

2 comentarios:

  1. Creo que bien merece que los lectores hagan un análisis punto a punto de este artículo.

    Podría aprenderse mucho.

    Podríamos sacar muchas conclusiones válidas.

    Creo.

    ResponderEliminar
  2. Lo interesante que sería poder organizar periódicamente este tipo de ejercicios para poder descartar algunos procedimientos que siguen aplicándose por el sistema de "banco pintado".
    Como defensor de que el entrenamiento debe realizarse en la forma mas similar a el modo en que operamos debo decir que las conclusiones a las que llega en cada ejercicio suelen sorprender a quienes prueban por primera vez este tipo de ejercicios pese a tener experiencia en operaciones.
    Me quedo con la utilidad de poder practicar con "fuego" y la gran cantidad de cosas que podemos aprender...

    ResponderEliminar