Buscar en este blog

sábado, 13 de abril de 2013

Combatir desde las azoteas y los tejados.

El movimiento por tejados y azoteas se empleará en numerosas ocasiones, tanto en acciones ofensivas como defensivas.

Es uno de los factores que más modifica el aspecto urbano y más carácter da a la zona geográfica en la que nos encontremos

No todos los edificios presentan las mismas cubiertas, ni siquiera en una misma manzana, y en muchas ocasiones se dará una combinación de tejados, azoteas y cubiertas, con espacios vacíos, en ruinas o en construcción.


Habida cuenta del laberinto que suponen la cantidad y variedad de obstáculos que plantean las instalaciones situadas en las partes superiores de los edificios además de los distintos niveles en que se pueden hallar, el combatiente tendrá que estar instruido en salvar los obstáculos que se le presenten con rapidez y seguridad.

Moverse por las cubiertas pudiera parecer más seguro, sin embargo no se debe olvidar que el enemigo escogerá puntos elevados como puestos de observación y tiro, con lo cual, además de dejarnos a su merced puede delatar nuestras intenciones.

Constituyendo mas bien una dificultad para el movimiento aunque pueda permitir la infiltración, también ofrecerá ligeras ventajas para la ocultación y el abrigo, aunque se corra mas peligro de emboscadas y envolvimientos.

Se intentará seguir las siguientes normas generales:

- Avanzar siempre por la vertiente opuesta al enemigo, tratando de mantener al menos una arista entre él y nosotros. En caso de tener que cambiar de vertiente, se procederá con rapidez y reduciendo silueta.
- Hay que huir de tejados quebradizos (uralita, PVC, etc.), húmedos o con tejas movidas. Se buscará la seguridad del movimiento. Se puede causar baja por una caída de la misma forma que por un disparo o una explosión.
- Se mantendrá vigilancia sobre el lado oculto del tejado.
- Por azoteas se progresa con mayor rapidez y comodidad, pero debemos ocultar más el movimiento. Si la azotea es grande y está al descubierto se progresará mediante saltos, de abrigo en abrigo y apoyándose en humos de ocultación o fuegos de apoyo si fuera necesario. El avance se realizará al abrigo del pretil más próximo al enemigo.
- El paso de un edificio a otro, depende del tipo de núcleo de población y de los medios disponibles. Normalmente nos obliga a salir del edificio por la planta baja y acceder al siguiente. Caso de poder continuar la progresión por el tejado o azotea podemos vernos obligados a usar materiales especiales, tales como cuerdas, escalas o pasarelas que hay que tener previstas.
- Para pasar por un tejado los pies se desplazarán en sentido oblicuo a la divisoria del mismo, para presentar mayor superficie de apoyo sobre las tejas.
- A pesar de la dificultad hay que evitar voces y ruidos innecesarios, por el riesgo de ser localizados y recibir fuego desde el piso inferior.
- Debemos tener cuidado y reconocer posibles zonas de trampas explosivas.
- Se empleará el avance por saltos cuando este dentro del alcance de las armas enemigas.

- Evitaremos proyectar siluetas y sombras sobre ventanas y puertas que delaten la propia posición.
- En lo posible evitaremos espacios abiertos al descubierto para minimizar la exposición al fuego enemigo.
- Antes de moverse reconocerá por la vista el itinerario a seguir y las posibles cubiertas del mismo (¿a dónde? ¿por donde? ¿cómo? Y ¿cuándo?)
- Disimularemos el movimiento mediante el aprovechamiento de sombras, humos, coberturas de edificios, vegetación, ruinas, etc…
- Hay que reducir silueta al máximo.
- Debemos mantener el enlace con el resto de los componentes del Pelotón y principalmente con su binomio de combate.
- Hay que estar preparado para reaccionar inmediata e instintivamente ante la aparición de un blanco inopinado y pondrá máxima atención para discriminar amigo/enemigo a fin de evitar bajas propias o civiles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario