Buscar en este blog

sábado, 13 de abril de 2013

Entrenamiento táctico.

En la mayoría de los programas de instrucción se contemplan tres puntos. Los dos primeros a contemplar son:

• ¿Quién formará al personal y supervisará los entrenamientos?
• ¿En que lugar dispondremos de las instalaciones de entrenamiento adecuadas?

Normalmente los instructores suelen ser los mandos orgánicos de las unidades capacitados para ello, y aquellos contratados que se consideren necesarios.

Respecto a las instalaciones tenemos muchas que se pueden utilizar si nuestra Unidad no dispone de unas acordes.

Escalada, rapel y fast-rope en la torre de bomberos de nuestra ciudad, o, si no hay, en un muro, presa o similar que reuna las condiciones de seguridad exigibles. Siempre hay, buscad.

Tiro podemos realizarlo en clubs deportivos con muy pocas adaptaciones.

Instrucción táctica en cualquier edificio público poco utilizado o cerrado a determinadas horas, en campos de deportes en parkins en horarios de poco o nulo uso. En fin, el que quiere encuentra, y la necesidad hace la herramienta.

El excusarnos con la falta de medios para no entrenar como debemos no solo es una negligencia, puede ser un delito. Nuestro trabajo salva vidas, nuestra falta de dedicación e instrucción provoca muertes. Cualquier desembolso de dinero no es nunca un gasto, es una inversión, y a veces de muy poco valor económico.

Una vez contestados estos dos puntos, pasemos al que, quizá, sea más importante:

• ¿Qué temas deben ser abordados?

Partiendo de la premisa:



Sin teoría correcta, la práctica carece de sentido.


Podemos atrevernos a realizar un programa basado en los puntos que a continuación se señalan.

• Reglas Operativas de Enfrentamiento para cada supuesto.
• Tipos de intervenciones y objetivos de cada supuesto.
• Organización, ubicación y estructuración del plan operativo.
• Equipo individual y colectivo.
• Conceptos y requisitos elementales de actuación (NOP / SOP).
• Desarrollo de procedimientos normalizados.
• Consideraciones de seguridad propias, del equipo y de posibles civiles.
• Coordinación del equipo.
• Primeros auxilios.
• Técnicas de tiro en entorno CQB, básicas, avanzadas y con estrés.
• Trabajo en binomios, trinomios y en equipo.
• Entradas con fuego real.
• Entrada, cobertura y contacto.
• Entradas simultáneas.
• Protección del arma propia y defensa personal CQB.
• Entrada, rescate y evacuación.
• Sistema de aperturas de puertas.
• Elementos de distracción.
• Empleo de francotiradores.
• Trabajos en distintas zonas urbanas y distintos supuestos.
• Rappel / trepa.
• Tiro desde vehículos.
• Otros.

Evidentemente el desarrollo al 100% de todos estos puntos sería lo deseable, y mucho más en una unidad especializada. No siendo este siempre nuestro caso, debemos darnos cuenta de una cosa, gran parte de estos puntos ya están contemplados en nuestros Programas de Instrucción, y, con una simple variación de los enfoques de estos podemos conseguir cubrir la mayor parte de los puntos anteriormente reseñados.

Para finalizar recordar eso de:

Querer es poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario