Buscar en este blog

jueves, 30 de mayo de 2013

Cuestiones ético-legales del trabajo profesional armado

“Ronín: ¿Qué honor hay en un ser débil?
Maestro Zen: No radica en la fuerza, sino en la integridad.”
Hanama Yamamoto. “Diario de un Samurai”.

Llevamos muchos artículos hablando de disparar, reaccionar, actuar, en resumen de hacer uso del arma. Ahora bien, ¿es eso siempre posible? o incluso ¿es deseable? o ¿aconsejable? Eso es algo que el agente debe estudiar, valorar y sopesar. Pero teniendo en cuenta ese principio ya reseñado.


Negociar antes que golpear.
Golpear antes que herir.
Herir antes que matar.

Todos hemos escuchado frases del tipo, “prefiero tabaco a flores”, “que solo quede una historia” o “mejor tu que yo”, y aunque en principio todos podemos asentir y afirmar con la cabeza, a la hora de la realidad todos, todos, tenemos dos obstáculos graves para hacer uso de nuestras armas. El primero ese tabú sobre la salvaguarda de la vida humana que, queramos o no, si somos humanos, siempre tendremos. Pero los delincuentes raramente se plantearán a la hora de actuar.

El segundo punto, que tampoco importa ni frena al criminal, se resume en una frase tipo, conocida por todo agente público, “explícaselo al de la toga”. Y realmente muchas veces es muy problemático explicar una actuación a alguien que no ha estado ahí, en el lugar donde nuestra vida o la de terceros están en juego y la supervivencia se mide en décimas de segundo.

El señor Jeff Cooper ya nos dio unas directrices con el párrafo reseñado en la Introducción:

“La única razón que justifica disparar a otro ser humano es la imperiosa necesidad de detener la acción que en ese momento está realizando.
Esta necesidad debe ser tan grande que no importe, legal o moralmente, que el sujeto muera como resultado de haber sido parado.”


Pero esa frase no tiene rango de ley, por lo menos para los de la “toga”. Por lo que es aconsejable que todo agente estudie y comprenda los entresijos legales de toda actuación en la que pueda verse involucrado, pero que quede muy claro que ello no es excusa para no actuar con fuerza letal si nuestra propia vida o la de terceros está en riesgo.

El concepto de Fuerza Letal, Deadly Force, hace referencia a la máxima expresión de fuerza que un agente puede y debe realizar con su arma de fuego, es decir, la posibilidad de disparar con ánimo de causar lesiones mortales. La posibilidad de realizar un disparo mortal existe y debe ser abordada con la seriedad y racionalidad que se merece. Ante todo debemos dejar al margen las cuestiones o preferencias personales, y tener presente el ordenamiento jurídico bajo el que trabajamos. Todas las legislaciones vienen a coincidir de forma genérica en una serie de puntos más de sentido común que de otra cosa.

 Solo dispararemos en defensa de la propia vida, de terceros o cuando no exista otro medio para evitar el delito o daño que se pretende realizar.

 Los disparos de advertencia deben ser cuidadosamente sopesados, ya que pueden generar víctimas inocentes, inducir al agresor a cometer una acción violenta o a delatar nuestra presencia y permitir al delincuente reaccionar con tiempo suficiente. De hecho la mayoría de las legislaciones prohíben oficial, expresa y taxativamente los Warning Shorts, o disparos de advertencia.

 Disparar sobre individuos que huyen y/o nos dan la espalda solo puede estar justificado en base a evitar daños mayores durante su huida o que con esta, puedan volver a cometer estragos sobre ciudadanos inocentes.

 Abrir fuego contra vehículos en marcha, algo muy habitual en Hollywood, pero que en el mundo real debe ser sopesado de forma adecuada, primero recordando el punto anterior, y después pensando que en su interior pueden viajar rehenes o inocentes, e incluso puede darse el caso de disparar contra el vehículo equivocado. De la misma forma, tendremos presente que dicho vehículo puede causar graves daños al quedar sin control por las lesiones del conductor. Así como que un vehículo metálico, y con más razones si está en marcha, puede desviar nuestros proyectiles en las direcciones más inverosímiles, y, según la Tercera Ley de Murphy, hacia el lugar menos adecuado.

 El personal operativo no alardeará de sus armas, las custodiará de forma diligente y evitará, siempre dentro de lo posible, mostrarlas en áreas públicas.
Y la más importante a tener en cuenta.

 El agente usará de forma juiciosa su arma de fuego, valorará los daños que causa y los que evita con su acción.

Debemos pensar que todo policía o militar desde el mismo momento en el que se le asigna oficialmente un arma, es considerado legal y jurídicamente como un experto, “con pericia indiscutible en el uso de las armas”. Sea esto cierto o no, no entraremos en discusiones sobre ello, la ley, el de la toga, si lo verá así.

A modo de representación gráfica existen la Pirámide de Fuerza Policial, en diversas versiones, sobre la que podemos ver el modo operativo de actuación y respuesta según la acción del individuo o individuos que nos podamos encontrar durante nuestro trabajo

Como podemos ver, nuestra acción siempre se supeditará al empleo de la “Mínima Fuerza Necesaria” para frenar o detener cualquier acción adversa. Y ahí está la diferencia entre los honrados y los malhechores. Así mismo ahí está el aparente Talón de Aquiles de toda fuerza pública, respetan unas reglas que el adversario puede, y lo hace, aprovechar en contra, teniendo en cuenta además que el agente siempre irá un paso por detrás del agresor, por lo menos en apariencia.

Pero en realidad esas normas, son las que distinguen a unos de otros, y las que definen un buen agente de un delincuente.

16 comentarios:

  1. Actuar bajo legítima defensa se le llama en argentina, es por eso que debemos entrenar ese segundo de atraso que tenemos de desventaja, muy buen

    ResponderEliminar
  2. Curso de Supervivencia Policial

    El principal problema que hay en España es la formación sobre el uso de las armas de fuego por parte de los miembros de las FCS y las FAS, ya que si bien se les dota de la más variedad armas de fuego, tanto cortas como largas, se les enseña a usarlas con seguridad, solventar interrupciones, tenerlas en estado óptimo por si tienen que ser usadas, y un largo etc. NO se les proporciona la formación necesaria para su empleo tal y como exige la legislación vigente, dejando a merced del policía, de sus conocimientos y de sus experiencias vividas, que sea capaz en décimas de segundo de tomar una decisión sobre usar su arma o no sabiendo las consecuencias legales que posteriormente tendrá.

    Es algo incongruente, que la propia administración no te proporciona esa formación adecuada cuando está obligada a ello y es la misma administración, en este caso Justicia, quien le va juzgar por dicha actuación. Que grado de responsabilidad tendrán entonces la administración si uno de sus trabajadores, policía/militar, en el ejercicio de sus funciones, creyendo el como persona que actúa bien, realiza una mala praxis con su arma de fuego, porque no es juzgada la administración, ella es la primera que está infringiendo la normas que luego nos exige cumplir a nosotros.

    Como apunte a mi visión, voy a dejar tres artículos de dos normas que España como miembro de la UE tiene que acatar sobre la formación de sus FCS.

    - Declaración sobre la Policía, resolución 690 de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (1979). Art.13: Es necesario da a los funcionarios de policía instrucciones CLARAS Y PRECISAS sobre la manera y circunstancias en las cuales debe hacer uso de sus armas.

    - Código Europeo de Ética de la Policía, del Comité de Ministros del Consejo de Europa (2001). Art.29: Deberán estar incluidos en los planes de formación policial de todos los niveles, la instrucción práctica en el uso de la fuerza, basados en los principios de los derechos humanos.

    - Orden del Ministerio de Interior de 30 de Septiembre de 1981. Art.19: Los miembros de las FCS recibirán permanentemente una formación y preparación profesional que garantice el mejor cumplimiento de sus deberes fundamentales así como una enseña apropiada en materia de derechos humanos.

    Como hemos visto, ya por el año 1979 se hablaba de instrucciones CLARAS Y PRECISAS a la hora de usar el arma de fuego, porque todavía en la actualidad, no hay ninguna norma que regule su actuación, todo se deja a valoración del policía y después, valoración del de la Toga, que tendrá otra visión completamente diferente al del agente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena y clara argumentación. Gracias por el aporte y apoyo al articulo.

      Cuídese y cuide de los suyos.

      Eliminar
  3. Si tenemos claro lo que podemos y como debemos hacerlo, no tenemos que temer ni al de la toga ni al compañero ignorante. Eso si, esto no viene solo. Toca ganarselo ,asi que, entrena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen y corto comentario.

      Saber que y como debo actuar, preverlo y entrenarlo.

      Gracias caballero.

      Cuídese y cuide de los suyos.

      Eliminar
  4. "del curso de supervivencia policial"

    Todo uso de las armas debe ser acorde a las normas que la Ley establece para su uso, en base a este principio se nos dotan de ellas.
    El concepto de fuerza letal, o sea, el usar un arma de fuego para neutralizar una amenaza de manera que casi con toda seguridad va a ser letal, sigue siendo un tabú nuestra legislación, reflejo del mismo tabú que impera en nuestra sociedad sobre lo moralmente incorrecto que supone quitar la vida a una persona para salvar otra o la nuestra propia.
    ¿Cómo superar ese tabú en la sociedad? Desde luego que enseñando a nuestros hijos que tienen el derecho a escupir o insultar a un policía no es el camino más adecuado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy correcto su comentario.

      Enseñando a temer al "uniforme" jamás, como Ud. muy bien señala. Pero si siguiendo un criterio ético-moral que por desgracia cada vez está más catalogado desde concepciones políticas que desde su verdadera perspectiva.

      Es algo que nos toca a cada uno de nosotros hacer con nuestro día a día y nuestro ejemplo y compromiso, lo correcto o lo políticamente correcto, sencillo realmente.

      Gracias por su tiempo y su comentario.

      Cuídese y cuide de los suyos.

      Eliminar
  5. Nuestra legislación esta todavía a años luz de poder tener la efectividad deseada para los miembros FYCS.
    Por simple razón de que muchos que la redactan como tantas cosas en esta profesión no son los que están ahí en barro , y la fuerza legítima o letal como se mide ? Ante un ataque con proporciones desmedidas donde nos vemos sobrepasados , La cultura de esta sociedad joven y libre donde no esperan perecer, Ni que nos hagan daño es imposible pensar que un malo muera abatido delante de todos sin esperar una respuesta ciudadana de arbitrariedad . Está claro que que ellos no están nunca en la situación de las FYCS , España un país que ha sido un campo de batalla de todas las guerras de el mundo o al menos de paso donde se ha forgado con garra , algo pasó que tengamos tanto miedo a sacar las uñas y luchar me refiero a la sociedad liberoeuropea donde abunda La Paz y el amor que tanto deseamos, Pero que en realidad no existe o al menos el malo no lo piensa así
    Una vez más gracias a usted Cecilio, por tenernos con los pies en la tierra .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jara.

      Pero lo cierto es que por desgracia en ninguna parte se han atado, atan ni atarán los perros con longaniza. Los hispanos, y me refiero a todos las sociedades culturalmente hispanas, tenemos un mal común, pensamos siempre que nuestra parte del mundo acumula todos los males, mientras en el resto todo ese "very happy". Pues bien, lo cierto es que lo que Ud. comenta es una pandemia comprobada y contrastada a nivel mundial, con mayor o menor incidencia por naciones, con la diferencia que los hispanos tendemos a hacerla personal y local.

      Me queda solo un continente por visitar, y no pierdo la idea de visitar algún día la Antártida, y en todas partes su comentario es común.

      Recuerde dos dichos:

      1º- "Si se queja de los franceses es alemán, si lo hace de los ingleses es francés, si lo hace de los españoles .... es español".

      2º- "Mal de muchos consuelo de tontos".

      De cualquier forma, su comentario es correcto sea pandemia o no.

      Gracias por su tiempo, cuídese y cuide de los suyos.

      Eliminar
  6. Daniel Martin
    CURSO DE SUPERVIVENCIA POLICIAL: Artículo cargado de realidad, para hacernos reflexionar, sobre muchos factores, entre ellos nuestra pericia con el arma de fuego. La cual se nos otorga ante la ley, la tengamos o no, o la hayamos perdido. Indudablemente esta es nuestra realidad.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Tomas lujan vilches (curso supervivencia policial)

    Gran artículo Cecilio, y como siempre nuestra leyes obsoletas y mas aun cuando aquellos que tienen que hacer que se cumplan no saben la realidad. Y uno de los mayores errores cometidos por muchos y por mi en su momento es pensar que todo "agente de la autoridad " está cualificado para ejercer sus funciones a la perfección. Sin pararse a pensar o solamente preguntado a gente experimentada de verdad en el sector que hace falta años y buena instrucción para que una persona este cualifica para este oficio.

    ResponderEliminar
  8. Gracias caballero por sus palabras y su tiempo.

    Cuídese.

    ResponderEliminar
  9. Jose Alejo Chenoll (sts))28 de septiembre de 2016, 17:24

    Existe falta de instrucción y de confianza hacia los profesionales en lo que respecta al uso del armamento, todos lo hemos visto. Todos hemos escuchado a compañeros diciendo que antes de pegar un sólo tiro harían tal cosa, que ni Yackie Chan en sus tiempos mozos, en general la gente no es consciente de la realidad. Tampoco ningún juez tiene el derecho a decirle al profesional que ha llegado la hora de dar la vida por la causa. Estamos de acuerdo, hay que entrenar, estudiar y sopesar las consecuencias de nuestros actos. Parece que la actualidad apunta a criminalizar al profesional y victimizar al delincuente, esto es lo que hay que luchar, es necesaria una mayor cobertura jurídica que ampare la actuación de los buenos, de los que están de parte de la ley y trabajan por y para la Nación. Llegado el momento, si me viera frente a la amenaza mortal, en el último que pensaría seria en el de la toga, pensaría en mi, mi familia, en moverme y acertar el primero, sin dudarlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Magnífica aportación, en su línea sin duda.

    Sin pretender actuar de abogado del diablo debo decir que la situación actual no es nada nuevo, cuando las sociedades (o civilizaciones) alcanzan un grado determinado de confort y comodidad vital se apoltronan en un estado de "buenismo" políticas correctas estúpidas y suicidas. Ha ocurrido en toda la historia de la humanidad, y no hay que buscar choques de civilizaciones, ni de culturas, ni de religiones, ni nada de ese tipo, aunque ciertamente es lo habitual. En España los fanáticos integristas Almorávides mataron a más de los "suyos" por considerarlos blandos y alejados de la norma. Pero estos mismos fanáticos asesinos acabaron "ablandándose" y fueron masacrados por los nuevos fanáticos Almohades, que a su vez se ablandaron.

    No se trata de choques, se trata de estatus sociales.

    Le copio un estracto de los escritos de Claude Soas Nancy, que de forma sarcástica e irónica, hasta sardónica, como diría un gran amigo, describe la situación actual de la sociedad occidental.

    "Seguro que en algún momento de la historia de la Tierra apareció algún animalillo sin colmillos, sin garras, sin instinto de supervivencia, que se acercaba a bichos más oscuros y más feroces con amor y cariño, intentando hacer amiguitos entre sus depredadores naturales. Pero ningún paleontólogo ha encontrado un ser de estos, porque terminaron en el estómago de algún otro animal sin ser vistos. Cuando en una especie hay un número elevado de pogres, la especie se extingue. Por eso, un pogre es lo más peligroso para una especie, porque si hay algo que el Universo no perdona, en esta lucha por la supervivencia maquillada, es la ingenuidad."

    Y esa fase estamos, pero no se preocupe, es cíclico, después que todo se vaya al garete vuelve a crecer una sociedad fuerte y con valores, que, de forma inmutable, volverá a decaer y reiniciar el ciclo.

    Nada nuevo bajo el sol.

    Gracias por su tiempo.

    Cuidese y cuide de los suyos.

    ResponderEliminar